Edición No. 1258
INFORME DESTACADO

¿Es segura el agua que usted toma?
Norteamérica tiene uno de los suministros de agua más seguros del mundo. Sin embargo, las estadísticas nacionales no proveen información específica sobre la calidad y la seguridad del agua que sale de su grifo. La razón: porque la calidad del agua potable varía de un lugar a otro, dependiendo de la condición de la fuente del agua y del tratamiento que ésta recibe.
El agua pura natural no existe como tal. En la naturaleza, todos los cuerpos de agua contienen algunas impurezas. Sin embargo, es crucial saber cuándo y cómo la calidad del agua puede afectar nuestra salud.
Con la información sobre agua potable actualmente disponible para el público en general, los ciudadanos pueden informarse sobre los retos de mantener segura, y proteger, el agua que beben.
 
 
También este mes...

11 cosas que debe saber para cuando encuentre la casa que desea comprar
Una vez que haya tomado la decisión de comprar una vivienda, deberá tomar en consideración diversos aspectos. La compra de su casa será una de las compras más significativas que usted hará en su vida. El informe "11 cosas que debe saber cuando encuentre la casa que desea comprar" puede facilitar su proceso de compra.

 


 
 

Termostatos automáticos y programables
El mejor termostato para usted dependerá de su estilo de vida y su nivel de comodidad en las diversas temperaturas de su casa. Aunque los termostatos programables ahorran energía, una unidad manual puede ser igualmente eficaz, si usted la regula diligentemente.
 
 
Enlaces Rápidos

 

Top>>

¿Es segura el agua que usted toma?

Norteamérica tiene uno de los suministros de agua más seguros del mundo. Sin embargo, las estadísticas nacionales no proveen información específica sobre la calidad y la seguridad del agua que sale de su grifo. La razón: porque la calidad del agua potable varía de un lugar a otro, dependiendo de la condición de la fuente del agua y el tratamiento que ésta recibe.

¿Qué contaminantes pueden encontrarse en el agua potable?

No existe agua pura natural como tal. En la naturaleza, todos los cuerpos de agua contienen impurezas. Cuando el agua fluye en los arroyos, se asienta en los lagos y se filtra a través de las capas del suelo y las rocas, disolviendo o absorbiendo las substancias que toca. Algunas de estas substancias son inofensivas. En realidad, algunas personas prefieren el agua mineral precisamente porque los minerales le otorgan un sabor agradable. Sin embargo, a ciertos niveles, los minerales, como las substancias químicas producidas por el hombre, son considerados contaminantes, que pueden otorgarle al agua un sabor desagradable, o tornarla peligrosa para la salud. Algunos contaminantes provienen de la erosión de las formaciones rocosas naturales. Otros son substancias descargadas de fábricas, aplicadas en tierras de cultivo, o utilizadas por los consumidores en sus hogares y jardines. Las fuentes de los contaminantes pueden estar en su barrio o a miles de millas de distancia. El informe local de la calidad del agua le informa qué contaminantes están presentes en el agua potable que sale de su grifo, los niveles de estos contaminantes, y la fuente real o probable de los mismos. Algunos sistemas de agua subterránea han establecido programas de protección en los cabezales de pozos, para impedir que las substancias químicas contaminen los pozos. De forma similar, algunos sistemas de agua superficial protegen la cuenca hidrográfica que circunda sus yacimientos, para prevenir la contaminación.

¿De dónde proviene el agua potable?

El suministro limpio y constante de agua potable es esencial para todas las comunidades. En las grandes ciudades, el agua potable generalmente proviene de fuentes superficiales de agua, como lagos, ríos y yacimientos. Algunas veces, estas fuentes se encuentran ubicadas cerca de las comunidades. En otros casos, los proveedores de agua potable obtienen el agua de fuentes ubicadas a miles de millas de distancia. Cualquiera sea el caso, cuando considere de dónde proviene el agua potable, es importante que tome en cuenta no sólo la parte del río o del lago que usted puede ver, sino también la cuenca hidrográfica en su totalidad. La cuenca hidrográfica es el área terrestre sobre la cual el agua fluye al río, el lago o el yacimiento. En las áreas rurales, la gente en general bebe agua subterránea, bombeada de un pozo.  Estos pozos se conectan con acuíferos -los yacimientos naturales ubicados debajo de la superficie terrestre, los cuales pueden estar ubicados a unas pocas millas de distancia, o pueden extenderse a través de muchas regiones. Al igual que con el agua superficial, es importante recordar que las actividades que tienen lugar a muchas millas de distancia de su casa pueden afectar la calidad del agua subterránea.

¿Qué tratamiento se aplica al agua para que sea potable?

Cuando un proveedor de agua toma agua no tratada de un río o un yacimiento, generalmente el agua contiene tierra y pequeños trozos de hojas y otros materiales orgánicos, así como también cantidades traza de ciertos contaminantes. Cuando el agua llega a la planta de tratamiento, generalmente se le agregan substancias químicas, llamadas coagulantes, que actúan en el agua a medida que ésta fluye muy lentamente a través de tanques, haciendo que la tierra y otros contaminantes se aglutinen y se asienten en el fondo de los tanques.  Normalmente, este agua luego atraviesa un filtro, para extraer los contaminantes más pequeños, como virus y el parásito intestinal Giardia. El agua subterránea se filtra naturalmente a medida que pasa a través de las capas de la tierra, hacia yacimientos subterráneos, conocidos como acuíferos. El agua que los proveedores bombean de pozos generalmente contiene menos material orgánico que el agua superficial y puede no requerir la aplicación de los tratamientos descritos en el párrafo anterior. La calidad del agua depende de las condiciones locales. El tratamiento más común que se aplica al agua potable, considerado por muchos como uno de los avances científicos más importantes del siglo XX, es la desinfección.  La mayoría de los proveedores de agua agregan cloro u otro desinfectante para matar la bacteria y otros gérmenes. También utilizan otros tratamientos, si fueran necesarios, de acuerdo con la calidad de la fuente del agua. Por ejemplo, en los sistemas cuya agua está contaminada con substancias químicas orgánicas, el agua es tratada con carbono activado, el cual absorbe o atrae los químicos disueltos en el agua.

¿Qué efectos sobre la salud tienen los contaminantes presentes en el agua potable?

Los contaminantes se dividen en dos grupos, de acuerdo con los efectos que tienen sobre la salud de los seres humanos. Su proveedor de agua le alertará, a través de los medios de comunicación, por correo o por otro medio, si el agua potable de su comunidad presenta el potencial de causar efectos graves o crónicos en su salud como resultado de compuestos presentes en ella. Usted también puede contactar a su proveedor de agua para solicitarle información específica sobre el agua de su área.  Los efectos graves ocurren dentro de horas o días del momento en que la persona consume un contaminante. Las personas pueden sufrir efectos graves en su salud, como resultado de casi cualquier contaminante, si son expuestas a niveles extraordinariamente altos (como en el caso de un derrame). En el agua potable, los microbios, como la bacteria y los virus, son los contaminantes que presentan la mayor probabilidad de alcanzar niveles suficientemente altos como para poder causar efectos graves en la salud. En su mayoría, los cuerpos de las personas pueden luchar contra estos contaminantes mibrobianos en la misma forma que luchan contra los gérmenes, y estos contaminantes críticos normalmente no producen efectos permanentes. De todas maneras, cuando los niveles de estos contaminantes son lo suficientemente altos, pueden causar enfermedades, y pueden ser peligrosos o mortales para cualquier persona cuyo sistema inmunológico se encuentre ya débil, debido a VIH/SIDA, quimioterapia, uso de esteroides, u otra razón. Los efectos crónicos ocurren después de que una persona consume un contaminante por muchos años a niveles que superan los establecidos por las normas de seguridad. Los contaminantes del agua potable que pueden producir efectos crónicos son las substancias químicas (como subproductos de la desinfección, los solventes y los pesticidas), los radionucleidos (como el radio), y los minerales (como el arsénico). Ejemplos de efectos crónicos de contaminantes en el agua potable son: cáncer, problemas de hígado o de riñón, o dificultades reproductoras.

¿Cómo puedo ayudar a proteger el agua potable?

Utilizando la nueva información actualmente disponible sobre agua potable, los ciudadanos pueden informarse sobre los retos de mantener segura el agua potable y tomar un papel activo en protegerla. Existen muchas maneras de participar en la protección del agua potable: ayudando a limpiar la cuenca hidrográfica utilizada como la fuente del agua de la comunidad; tomando parte en actividades de protección de cabezales de pozos, para prevenir la contaminación de la fuente de agua subterránea que provee agua a la comunidad. Para esto, puede utilizarse la información que los estados y los sistemas de agua colectan para evaluar sus fuentes de agua.

También se puede participar de reuniones celebradas con el público, para asegurarse de que las decisiones que se tomen con respecto al uso de la tierra tomen en consideración la necesidad de la comunidad de tener agua potable segura. Finalmente, todos los consumidores pueden poner su granito de arena conservando agua y disponiendo en forma segura de los productos químicos que utilizan en sus hogares.

 

Top>>

11 cosas que debe saber cuando encuentre la casa que desea comprar

Una vez que haya tomado la decisión de comprar una vivienda, deberá tomar en consideración diversos aspectos. La compra de su vivienda será una de las compras más significativas que hará en su vida. Si aprende las "11 cosas que debe saber cuando encuentre la casa que desea comprar", su proceso de compra será más fácil.

En este informe, describimos 11 preguntas y respuestas que le ayudarán a tomar decisiones informadas cuando compre su casa.

1. ¿En qué cosas debo fijarme para tomar una decisión con respecto a una comunidad?

Seleccione una comunidad que le permita desarrollar de la mejor manera posible su vida diaria. Muchas personas eligen comunidades tomando en consideración las escuelas. ¿Quiere tener fácil acceso a lugares donde hacer sus compras y a transporte público? ¿El acceso a servicios locales, como bibliotecas y museos, es importante para usted? ¿O prefiere la paz y la tranquilidad de una comunidad rural? Cuando encuentre lugares que le gusten, hable con la gente que vive en ellos. Son los que conocen más el área y serán sus futuros vecinos. Por sobre todo, usted querrá sentirse cómodo en el barrio.

2. ¿Dónde puedo encontrar información sobre las escuelas locales?

Puede obtener información sobre los sistemas escolares locales contactando a la Municipalidad, al consejo escolar local, o a las escuelas locales. Su agente inmobiliario probablemente también sepa sobre las escuelas del área.

3. ¿Dónde puedo averiguar sobre recursos comunitarios?

Contacte a la cámara local de comercio y pregunte si tienen información impresa sobre el área, o pregunte a su agente inmobiliario dónde puede obtener folletos, mapas y otro tipo de información sobre el área. También puede visitar la biblioteca local, la cual puede ser una excelente fuente de información sobre eventos y recursos locales y, probablemente, las personas que trabajan allí puedan contestar muchas de sus preguntas.

4. ¿Dónde puedo averiguar los precios de venta de propiedades de ciertas comunidades y barrios?

Su agente inmobiliario puede darle una cifra aproximada, mostrándole otras propiedades listadas para la venta. Asimismo, su agente inmobiliario quizás tenga acceso a ventas comparables registradas en una base de datos.

5. ¿Dónde puedo obtener información sobre el costo del impuesto predial?

Generalmente, la cantidad total del impuesto predial correspondiente al año anterior está incluida en los datos de la propiedad en venta. Si no está incluida, pídale al vendedor de la propiedad un recibo del impuesto predial o contacte a la oficina local de evaluación. El impuesto predial puede variar de un año a otro. Por lo tanto, las cifras que le indiquen pueden ser aproximadas.

6. ¿Qué otros impuestos debería tomar en consideración?

Recuerde que el interés de su hipoteca y los impuestos sobre bienes raíces son deducibles. Un profesional calificado en bienes raíces puede darle más detalles sobre otros beneficios y obligaciones impositivas.

7. ¿Conviene comprar una casa vieja o una nueva?

No hay una respuesta final a esta pregunta. Debería mirar a cada casa por sus características individuales. Generalmente, las casas más viejas están ubicadas en barrios más establecidos, con árboles y vegetación madura, y tienen impuestos prediales más bajos. Sin embargo, si decide comprar una casa vieja, debería estar dispuesto a mantenerla y a hacerle algunas reparaciones, si fuera necesario. Las casas más nuevas tienden a usar una arquitectura y sistemas más modernos, normalmente son más fáciles de mantener, y pueden ser más eficientes en materia energética. Si compra una casa nueva, en general no deberá preocuparse inicialmente por cuestiones de mantenimiento y reparaciones.

8. ¿En qué debo fijarme cuando haga el recorrido de una casa?

Además de comparar la casa con sus requerimientos mínimos y su lista de cosas que desea encontrar en una casa, considere lo siguiente:

  • ¿Ofrece suficiente espacio para sus necesidades actuales y futuras?
  • ¿Tiene suficientes dormitorios y baños?
  • ¿Se encuentra en buen estado la estructura de la casa?
  • ¿Funcionan bien los sistemas mecánicos y los electrodomésticos?
  • ¿Es el jardín lo suficientemente grande?
  • ¿Le gusta el diseño del espacio?
  • ¿Entrarán sus muebles en el espacio? ¿Tiene suficiente lugar donde guardar y almacenar cosas? (Para tener una mejor respuesta a estas preguntas, lleve consigo una cinta medidora).
  • ¿Es necesario reparar o reemplazar algo? ¿Se encargará el vendedor de reparar o reemplazar los ítems defectuosos?
  • Imagine la casa con buen tiempo y mal tiempo, y en cada estación del año. ¿Estará feliz con la casa durante todo el año?

Tómese su tiempo y piense cuidadosamente sobre cada casa que visite. Pida a su agente inmobiliario que le indique las ventajas y las desventajas de cada casa desde un punto de vista profesional.

9. ¿Qué preguntas debería hacer cuando visite casas?

Muchas de sus preguntas deberían concentrarse en problemas potenciales y cuestiones de mantenimiento. ¿Es necesario reemplazar algo? ¿Qué cosas requieren mantenimiento continuo (pintura, techo, sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, electrodomésticos, alfombra)? También pregunte sobre la casa y el barrio, concentrándose en aspectos de calidad de vida. Asegúrese de que las respuestas del vendedor o del agente inmobiliario sean claras y completas. Pregunte hasta que entienda toda la información que le provean. Si prepara una lista de preguntas con anticipación, podrá organizar mejor sus pensamientos y toda la información que reciba.

10. ¿Cómo puedo recordar la información de todas las propiedades que vea?

En lo posible, tome fotografías de cada casa: su fachada exterior, los cuartos principales, el jardín, y otras características que le gusten, o las que vea como problemas potenciales. No dude en regresar para una segunda visita. También puede averiguar si existe información de la casa en la red Internet. Posiblemente, ya haya un sitio en la Red con fotos de la casa.  

11. ¿Cuántas propiedades debería considerar antes de elegir una?

No existe un número definido de propiedades que debería ver antes de decidir cuál comprar. Visite todas las que sean necesarias hasta que encuentre la que desea. En promedio, los compradores visitan 15 casas antes de elegir una. Asegúrese de comunicarse a menudo con su agente inmobiliario sobre todo lo que busca en una casa. Esto le ayudará a evitar perder tiempo.

 

Top>>

Termostatos automáticos y programables

En nuestra sociedad moderna de alta tecnología no pensamos mucho en algunos de los artefactos electrónicos que tenemos en nuestras casas. Considere, por ejemplo, el siempre presente termostato, un elemento principal en las viviendas de Norteamérica por décadas. Generalmente, aunque tiene forma de una discreta caja montada en la pared, este modesto dispositivo controla la comodidad de su familia en los días más fríos de enero y los días más calurosos de julio.

¿Qué es un termostato?

Es un dispositivo sensible a la temperatura, que controla una unidad o un sistema de acondicionamiento de espacios habitables, como una caldera, el aire acondicionado, o ambos. Cuando la temperatura en el interior de la vivienda cae por debajo de, o supera, la temperatura a la que está regulado el termostato, éste se mueve a la posición "prender", y su caldera o su aire acondicionado se activa, calentando o enfriando la casa, hasta que la temperatura alcanza el nivel que usted seleccionó para la comodidad de su familia. Un termostato, en su forma más simple, debe ajustarse manualmente para cambiar la temperatura del aire en el interior de una casa.

Operación general de un termostato

En el invierno, fácilmente puede ahorrar energía regulando el termostato a 68°F (20°C) cuando se encuentre en su casa y despierto, y bajándolo cuando se vaya a dormir o salga de su casa. Esta estrategia es eficaz y económica, siempre que tenga la voluntad de ajustar el termostato manualmente y de despertarse en una casa fría. En el verano, puede seguir la misma estrategia con el aire acondicionado, manteniendo su casa más caliente que lo normal cuando esté afuera, y bajando el nivel del termostato a 78°F (26°C) únicamente cuando esté en su casa y necesite refrigeración.

Un concepto erróneo, común, asociado con los termostatos, es que la caldera trabaja más duro que lo normal para calentar de vuelta el espacio a una temperatura cómoda, después de que el termostato fue regulado a una temperatura más baja, resultando en poco, o ningún, ahorro. Este concepto erróneo ha sido disipado por años de investigación y numerosos estudios. El combustible requerido para recalentar un edificio a una temperatura cómoda es aproximadamente igual al combustible ahorrado mientras la temperatura del edificio estaba más baja. Por lo tanto, se ahorra combustible entre el momento en que la temperatura se estabiliza al nivel más bajo y el momento en que se necesita calor nuevamente. Como resultado, cuanto mayor tiempo su casa permanezca a una temperatura más baja, más energía ahorrará.

Otro concepto erróneo es que cuanto más suba su termostato, la caldera emitirá más calor, o que su casa se calentará más rápido si regula el termostato más alto. Las calderas emiten la misma cantidad de calor, independientemente de cuán alto regule su termostato; la variable es cuánto tiempo debe operar la caldera para alcanzar la temperatura deseada.

En el invierno, puede obtener ahorros significativos reduciendo manual o automáticamente el nivel de temperatura de su termostato por cuatro horas diarias. Estos ahorros pueden atribuirse a la pérdida de calor de la vivienda en el invierno, lo cual depende, en gran medida, de la diferencia entre la temperatura interior y la temperatura exterior. Por ejemplo, si baja la temperatura de su termostato durante toda la noche, obtendrá ahorros de energía substanciales. Regulando su termostato a 10° - 15° por 8 horas, podrá ahorrar aproximadamente un 5% - 15% al año en sus costos de calefacción (un ahorro de hasta el 1% por cada grado, si la temperatura permanece baja por ocho horas). El porcentaje de ahorros logrado por bajar el nivel de su termostato es mayor en viviendas ubicadas en climas más moderados que en las ubicadas en climas más severos. En el verano, puede lograr ahorros similares manteniendo la temperatura interior un poco más elevada cuando no esté en su casa, que cuando se encuentre en ella.

Sin embargo, controlar manualmente la temperatura desde su termostato implica cierto nivel de molestia, como despertarse en una casa más fría que lo normal en el invierno y, posiblemente, olvidarse de ajustar el termostato (durante cualquier estación) cuando sale de su casa o se va a dormir.

Termostatos con ajuste automático de temperatura

Para maximizar sus ahorros de energía sin sacrificar su comodidad, puede instalar un termostato de ajuste automático de temperatura o programable. Estos termostatos ajustan el nivel de temperatura por usted. ¡Usted puede olvidarse de bajar la temperatura antes de salir de su casa a la mañana hacia su trabajo, pero un termostato programable no! Al mantener las temperaturas más altas o más bajas requeridas por cuatro a cinco horas por día, en vez de 24 horas, un termostato programable puede pagarse por si solo, en los ahorros de energía que le redituará, en un período de cuatro años.

Los termostatos programables tienen características con las cuales quizás usted no esté familiarizado. La última generación de tecnologías de termostatos residenciales se basa en microprocesadores y sensores. La mayoría de estos termostatos programables realizan una o más de las siguientes funciones de control de energía:

  • Almacenan y repiten múltiples regulaciones diarias, que usted puede anular manualmente, sin afectar el resto del programa diario o semanal.
  • Almacenan seis o más regulaciones de temperatura por día.
  • Ajustan el horario de encendido de la calefacción o el aire acondicionado, a medida que cambia la temperatura exterior.
Una nota para dueños de bombas de calor

Cuando una bomba de calor está en su modo de calefacción, bajar el nivel del termostato de una bomba de calor convencional puede hacer que la unidad opere ineficientemente, eliminando así cualquier ahorro logrado por reducir el nivel de la temperatura. La práctica más eficaz en términos de costos consiste en mantener un nivel de temperatura moderado. Hace poco, sin embargo, algunas empresas comenzaron a vender termostatos especialmente diseñados, con capacidad de reducción de temperatura, para bombas de calor, que permiten obtener ahorros a partir de reducir el nivel de temperatura. En su modo de refrigeración, la bomba de calor opera como un sistema de aire acondicionado. Por lo tanto, si sube manualmente el nivel del termostato, ahorrará dinero.

Tipos de termostatos automáticos y programables

Existen cinco tipos básicos de termostatos automáticos y programables:

  • electromecánico
  • digital
  • híbrido
  • de ocupación
  • con sensor de luz

En su mayoría, sus precios varían entre $30 y $100, excepto por los termostatos de ocupación y con sensor de luz, que cuestan alrededor de $200.

Los termostatos electromecánicos, en general los más fáciles de operar, normalmente tienen controles manuales, tales como tiritas movibles para regular un reloj giratorio, y palancas deslizables para regular la temperatura durante la noche y durante el día. Estos termostatos funcionan con la mayoría de los sistemas convencionales de calefacción y refrigeración, excepto con las bombas de calor. Los controles electromecánicos tienen flexibilidad limitada y pueden almacenar únicamente la misma cantidad de regulaciones cada día, aunque por lo menos un fabricante tiene un modelo con regulaciones separadas para cada día de la semana. Los termostatos electromecánicos son más apropiados para personas con horarios regulares de actividades.

Los termostatos digitales se identifican por sus visores de lectura digital tipo LED o LCD y sus teclados o botones de ingreso de datos. Ofrecen el rango más amplio de características y flexibilidad, y pueden utilizarse con la mayoría de los sistemas de calefacción y refrigeración. Proveen control preciso de temperatura y programación de horarios, de acuerdo con las necesidades del usuario. Programar algunos modelos puede ser bastante complicado. Asegúrese de sentirse cómodo con las funciones y la operación del termostato que elija. Recuerde: no ahorrará energía si no regula los controles o si los regula incorrectamente. Los sistemas híbridos combinan la tecnología de controles digitales con correderas o botones manuales, para simplificar el uso y mantener la flexibilidad de la unidad. Pueden conseguirse modelos híbridos para la mayoría de los sistemas, incluyendo las bombas de calor.

Los termostatos de ocupación mantienen la temperatura al nivel bajo hasta que alguien presiona un botón para activar la calefacción o la refrigeración. No se basan en la hora del día. El "período de comodidad" prerregulado dura de 30 minutos a 12 horas, dependiendo de cómo se regule el termostato. Luego, la temperatura retorna al nivel bajo. Estas unidades ofrecen máxima simplicidad, pero carecen de flexibilidad. Los termostatos de ocupación son más apropiados para espacios que permanecen desocupados por largos períodos de tiempo.

Los termostatos con sensor de luz se basan en el nivel de luz prerregulado por el propietario, para activar el sistema de calefacción. Cuando baja la luz, una fotocelda ubicada adentro del termostato percibe condiciones de desocupación del espacio y permite que la temperatura del lugar descienda a 10° por debajo de la temperatura regulada para condiciones de ocupación. Cuando el nivel de la luz sube a normal, la temperatura se ajusta automáticamente a las condiciones de comodidad. Estas unidades no requieren pilas ni programación, y se vuelven a regular por si mismas después de un corte de luz. Los termostatos con sensor de luz se diseñan principalmente para comercios y oficinas, donde la ocupación del espacio determina los requerimientos de iluminación y, por lo tanto, los de calefacción.

Selección de un termostato programable

Como los termostatos programables son una tecnología relativamente nueva, debería aprender lo más posible sobre los mismos antes de elegir una unidad. Cuando salga a comprar un termostato, lleve con usted información sobre su actual unidad, incluyendo la marca y el número del modelo. Asimismo, haga las siguientes preguntas antes de comprar una unidad:

  1. ¿El reloj de la unidad opera con electricidad proveniente del circuito de control eléctrico de bajo voltaje del sistema de calefacción, en vez de funcionar a pilas? Si es así, ¿Sufre el reloj alguna interrupción cuando se prende y se apaga la caldera? Muchos propietarios de viviendas prefieren termostatos con capacidad de operación auxiliar a pilas. ¿Es el termostato compatible con el cableado eléctrico de su unidad actual?
  2. ¿Puede instalarlo usted mismo, o debería contratar a un electricista o un contratista especializado en sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado?
  3. ¿Cuán exacto es el termostato?
  4. ¿Son sus instrucciones de programación fáciles de entender y recordar? Algunos termostatos tienen sus instrucciones impresas en su tapa o en en su caja. De lo contrario, ¿Tendrá que consultar el folleto de instrucciones de la unidad cada vez que desee cambiar los horarios de temperatura baja?

La mayoría de los termostatos automáticos y programables reemplazan completamente las unidades existentes, y son los preferidos por muchos propietarios de viviendas. Sin embargo, algunos dispositivos pueden instalarse encima de termostatos existentes y se controlan mecánicamente para permitir la reducción automática de la temperatura. Normalmente, estas unidades funcionan con pilas, lo cual elimina la necesidad de cableado eléctrico. Tienden a ser fáciles de programar y, como operan con pilas, el reloj no deja de funcionar durante cortes de energía.

Antes de comprar un termostato programable, estudie sus hábitos semanales, incluyendo a qué hora se despierta y sale de su casa, la hora en que regresa, y cuándo se va a dormir, y las temperaturas en que se siente cómodo durante esos momentos. Esto le ayudará a decidir qué tipo de termostato será mejor para sus necesidades.

Otras consideraciones

La ubicación de su termostato puede afectar su desempeño y eficiencia. Lea las instrucciones de instalación del fabricante, para prevenir "lecturas incorrectas" o ciclos innecesarios de operación de la caldera o del aire acondicionado. Ubique el termostato lejos de la luz solar directa, corrientes de aire, ventanas de techo (skylights), y ventanas. También asegúrese de ubicar su termostato en un lugar cómodo para poder programarlo.

Algunos sistemas modernos de calefacción y refrigeración requieren controles especiales. Las bombas de calor son los más comunes, y normalmente requieren termostatos especiales con capacidad de reducción de temperatura. En general, estos termostatos utilizan algoritmos especiales para minimizar el uso de sistemas auxiliares de calefacción eléctricos. Los sistemas eléctricos , tales como la calefacción eléctrica estilo zócalo, también requieren termostatos capaces de controlar directamente circuitos de líneas de voltaje de 120 volios ó 240 voltios. Sólo unas pocas empresas fabrican termostatos con capacidad de reducción de línea de voltaje.

Una forma más simple de controlar el ambiente

El mejor termostato para usted dependerá de su estilo de vida y su nivel de comodidad en diversas temperaturas adentro de su casa. Aunque los termostatos automáticos y programables ahorran energía, una unidad manual puede ser igualmente eficaz, si usted la regula diligentemente y si no le importa despertarse en una casa fría en las mañanas del invierno. Si decide elegir un termostato automático, puede regularlo de manera que eleve la temperatura antes de que usted se despierte, ahorrándole así cierta incomodidad. También funcionará en forma consistente y confiable, manteniendo también su casa a temperaturas cómodas durante los días calurosos del verano.

Top>>